Regalar flores


 

00I1051wc7R

Regalar flores es un gesto en la mayoría de los casos bien recibido y apreciado, son una gran manera de expresar un sentimiento: desde las ocasiones en las que algo hay que celebrar hasta en aquellas que la intención es revertir los efectos de algún evento desafortunado.

El simple hecho de dar implica consideración, una acción carente de egoísmo y, en este caso, esa acción va representada de una manera delicada y sutil a los sentidos: colores, texturas y aromas. Todas las personas reaccionamos ante estos estímulos y una flor, de entrada, contiene exquisitas representaciones de estas características.

Desde la antigüedad, se le ha tratado de dar un significado especial a cada flor y a cada color. Se sabe que, desde el siglo diecisiete, los turcos utilizaban las flores para enviar mensajes secretos y, siendo un código tan popular, la francesa Madame Charlotte de la Tour se dio a la tarea de identificar alrededor de 800 flores y ordenarlo en lo que fue el primer diccionario de flores, en el año de 1818, “Le Langage des Fleurs”.

De acuerdo a la región y a la cultura que estudiemos, podemos encontrar una gran diversidad de interpretaciones y usos, pero hay ciertas convenciones que prevalecen, entre las cuales están, por ejemplo:

  • Las rosas rojas, utilizadas para expresar amor y pasión.
  • Las rosas blancas, asociadas a la inocencia y pureza. Utilizadas popularmente, tal vez por eso, en las bodas.
  • Las rosas de color rosa expresan gratitud y agradecimiento, felicidad, crecimiento espiritual.
  • Los claveles, denotan distinción, elegancia.
  • Las margaritas, son utilizadas frecuentemente para demostrar sentimientos de afecto puro y desinteresado.
  • Los tulipanes, en sus diversos colores, tienen un uso muy similar al de a las rosas.

Pero atención, «protocolariamente, hay que tener muchísimo cuidado, ya que cada cultura posee su propio lenguaje floral. En Tailandia, por ejemplo, la orquídea se relaciona con los difuntos. En Francia existe la costumbre es entregar ramilletes de trece flores y no una docena como hacemos en España e, incluso, en otros países lo típico son los ramos de 10 unidades. Un buen consejo: si vas a regalar un ramo a un amigo extranjero, que sea muy variado, con flores de diferentes tipos y colores».

He aquí consejos básicos que sin duda serán de gran utilidad para la próxima vez que desees expresar lo que sientes con flores:

  • Presta atención a las preferencias de la persona a quien le regalarás flores, puede ser esta la oportunidad para que desarrolles tu capacidad para observar y escuchar con detenimiento… Sorprende a tu pareja con un arreglo floral que tenga sus colores o sus flores favoritas generará una impresión mucho mejor que un simple ramo de 12 rosas rojas.
  • Como en cualquier otra situación, debes tener claras tus intenciones con la persona a la que le regalarás flores, ya que las flores mal elegidas ¡pueden enviar el mensaje equivocado! No tengas miedo de preguntar en la florería acerca de cuáles son las flores mas apropiadas para la persona, tipo de relación y ocasión.
  • En la mayoría de los casos, el tamaño no es lo que más importa ya que, aún cuando tu presupuesto sea limitado, no significa que tu capacidad para causar alegría también lo sea, una sola flor basta para alegrar el día de alguien, escógela con cariño y ya tendrás la mayor parte del camino recorrido.

El efecto que debemos buscar es aquél que, al recibir flores de alguien especial, haga que todo lo demás parezca eclipsado, ante la radiante belleza de los sentimientos expresados.

Tanto Amor


 

Hay tanto amor en mi alma que no queda
ni el rincón más estrecho para el odio.
¿Dónde quieres que ponga los rencores
que tus vilezas engendrar podrían?
Impasible no soy: todo lo siento,
lo sufro todo…Pero como el niñovioletas-300x222
a quien hacen llorar, en cuanto mira
un juguete delante de sus ojos
se consuela, sonríe,
y las ávidas manos
tiende hacia él sin recordar la pena,
así yo, ante el divino panorama
de mi idea, ante lo inenarrable
de mi amor infinito,
no siento ni el maligno alfilerazo
ni la cruel afilada
ironía, ni escucho la sarcástica
risa. Todo lo olvido,
porque soy sólo corazón, soy ojos
no más, para asomarme a la ventana
y ver pasar el inefable Ensueño,
vestido de violeta,
y con toda la luz de la mañana,
de sus ojos divinos en la quieta
limpidez de la fontana…

Amado Nervo

El color de las flores


Se cree que el lenguaje de las flores comenzó en Constantinopla en el año 1600 y se introdujo en la cultura occidental en el año 1716, cuando María Wortley lily_milo_flowers Montagu, que había vivido un tiempo en Turquía con su marido, llevó este lenguaje a Inglaterra.

No tardó mucho en despertarse el interés por el significado de las flores, y rápidamente esta pasión se propagó a Francia, donde se escribió precisamente un libro con el título Le Langage des Fleurs, que fue considerado bastante atrevido, ya que junto con las 800 muestras florales, algunas de las descripciones resultaron escandalosas y tuvieron que ser atenuadas en la traducción inglesa de la obra, dicen que por respeto a la reina.

La verdadera época de esplendor del lenguaje de las flores fue el Romanticismo, cuando se utilizaban para que los amantes se comunicaran, y que fue pasando de generación en generación como un delicioso secreto familiar. Pero su significado era tan extenso que traspasaba los límites simplemente amorosos.

De forma general, podemos decir que el color rojo es símbolo de atención, levanta el ánimo y por lo mismo se considera un color apasionado. Es adecuado para expresar la alegría entusiasta y comunicativa. Es el más excitante de los colores y puede significar pasión, emoción, acción, agresividad y peligro.

El amarillo, por su parte, es un color brillante, alegre y que estimula la memoria. Es el color del verano y del sol, con lo que, cuando se está triste o se añora el verano, la presencia de flores de este color pueden ayudar a levantar el ánimo.Irradia siempre en todas partes y sobre toda las cosas, es el color de la luz y puede significar egoísmo, celos, envidia, odio, adolescencia, risa y placer.00ai051H_OA

El azul es un color fresco y relajante. Es el color del cielo y del mar. Es un color reservado y que parece que se aleja. Puede expresar confianza, reserva, armonía, afecto, amistad, fidelidad y amor.

El rosa es el color femenino por excelencia, calma los nervios, por lo que resultan regalos muy adecuados para personas nerviosas. El dicho popular que dice: “lo ves todo de color de rosa”, refleja fielmente su significado: ingenuidad, bondad, ternura, buen sentimiento y ausencia de todo mal.

El púrpura o violeta es un color dramático, ostentoso e inusual. Es el color más usado entre los abogados, los clérigos y los psiquiatras, con lo que no sería mal regalo para éstos. Es el color que indica ausencia de tensión. Puede significar calma, autocontrol, dignidad, aristocracia pero también violencia, agresión premeditada o engaño.

0070000RnYy El blanco, símbolo de la pureza. Este color se asocia con la limpieza y también con tiempos futuros, lo que está por llegar. Es la luz que se difunde (el no color). Expresa la idea de inocencia, paz. infancia, divinidad, estabilidad absoluta, calma y armonía. Sin embargo, es un color contradictorio ya que para Oriente es el color que significa la muerte.

El negro es lo opuesto a la luz, concentra todo en si mismo, es la separación, la tristeza. Puede determinar todo lo que está escondido y velado: muerte, asesinato, noche. También tiene sensaciones positivas como: seriedad o nobleza.

El color gris es el color que iguala todas las cosas y que deja a cada color sus características propias sin influir en ellas. Puede expresar desconsuelo, aburrimiento, pasado, vejez, indeterminación o desánimo.

El color naranja es el color del fuego flameante, ha sido escogido como señal de precaución. Puede significar regocijo, fiesta, placer, aurora y presencia de sol.

Y por último, está el verde, el color de la naturaleza y símbolo de la ecología. Es idóneo para mitigar tensiones y para la relajación. Reservado y esplendoroso. Es el resultado del acorde armónico entre el cielo, azul, y el Sol, amarillo. Es el color de la esperanza. Y puede expresar naturaleza, juventud, deseo, descanso y equilibrio.